martes, 20 de enero de 2009

Gabriela Montero en la toma de posesión de Obama



He escrito varias notas de la pianista venezolana Gabriela Montero, así que esta vez sólo quise dejarles un divertimento: el video de su presentación junto con Itzhak Pearlman (Violin), Anthony McGill (Clarinet) y Yo Yo Ma (Cello), hoy en la toma de posesión de Barack Obama.

Interpretando una pieza arreglada para la ocasión por John Williams, el creador de la música de La Guerra de las Galaxias, Gabriela es la segunda venezolana en tocar para un mandatario estadounidense, después de nada menos que la mismísima Teresa Carreño. Obviamente es la primera en hacerlo para un presidente negro en Estados Unidos.

¡Salud por el paso de testigo!

6 comentarios:

A-nah! dijo...

¡Qué cool esta noticia! :)

SUSANA FUNES dijo...

Hola A-nah
Sí, totalmente cool.
Lo gracioso fue la obra que tocaron. Quiero decir, decantarse por un compositor de música para cine era como reforzar la idea de afición por el espectáculo de los gringos; esto sin pretender desmerecer a nadie que, en todo caso, también las bandas sonoras son un arte.

El Público dijo...

No sé si la noticia es cool, si el post es cool o si la presentación es cool, lo que me parece cool es que habiendo muy buenos compositores estadounidenses, de todas las tendencias y estilos musicales habidos y por haber, hayan elegido justamente al que se ha transformado prácticamente en el Wagner -en cuanto épica y ampulosidad, manteniendo las distancias claro-, de la cultura estadounidense.
Debo ser sincero: la composición no me pareció mala, tampoco increíble, quizás un poco banal para lo que ocurría –aunque hubo momentos que me parecieron interesantes-. Lo que no me gustó es que -de manera muy personal y no como juicio de valor- la composición estaba por debajo del nivel de los intérpretes. Quizás lo que me molesta de Williams sea su efectismo.
En este caso en particular, creo que primó el espectáculo, tanto el de la composición –que fue moderada con respecto a otras- como el conjunto de intérpretes que se presentaron.
Más de lo anterior, el gesto fue único y el espectáculo me agradó.

SUSANA FUNES dijo...

Totalmente de acuerdo con El Público, la composición no era mala, pero para la altura de los intérpretes, podía ser considerada sólo un pequeño calentamiento-divertimento. Lástima que no nos dejaron ver más de esa curiosa unión. "El espectáculo debe continuar", dicen.

Lol V. Steiner dijo...

Qué guay! Me parece que hay otro que en momentos similares escuchaba aquello de "macarena tiene un novio que se llama, que se llama de apellido vitorino"

Rubén dijo...

Qué honor para todos los venezolanos estar en el mismo escenario que Itzhak Pearlman y Yo Yo Ma. Y qué honor un presidente negro en los Estados Unidos.