viernes, 4 de septiembre de 2009

Comiquitas y música o cómo se inicia una melomanía

Esta semana, explorando la exposición El siglo del jazz –en el Centre de Cultura Contemporània de Barcelona, hasta el 18 de octubre-, me topé con un viejo dibujo animado: "Three Little Bops", una versión de "Los Tres Cochinitos" totalmente jazzeada, no sólo por la música, sino por el twist picarón –o debería decir bebop- aplicado a la historia.

Dentro de la muestra vino muy bien para tratar el tema en cuestión: la influencia e impacto del jazz, no sólo en las artes e industria conexas a la música -como podría ser el diseño de carátulas a lo Mondrian- sino en todas las expresiones artísticas, incluyendo el cine y la televisión, la pintura o la fotografía.

Pero a mí, además de recordarme viajes y conciertos increíbles en Nueva York o Nueva Orleans y llenarme la cabeza de las melodías que he estado tarareando toda la semana, en esa sala la exposición me conectó con algo quizá más recóndito: con ciertos primeros encuentros con la música y con parte del inicio de mi melomanía, aunque en su momento no supiera de qué se trataba.

Hoy me gustaría compartir algunos de los dibujos animados que me capturaron de niña. No supe hasta mucho después el por qué de su encanto, y el impacto que tendrían en mí. Pero lo cierto es que aún hoy me resulta casi imposible no recordar algunas de estas imágenes al escuchar ciertos temas. Sirvan, pues, para reactivarse tras el vaporón veraniego.

The Sorcerer's Apprentice -Aprendiz de Brujo

Del gran clásico de Walt Disney, Fantasía, de 1940. Aunque prontamente aborrecí las pelis de Walt Disney y nunca me gustó Mickey Mouse, Fantasía es visual y musicalmente imperdible.




The Cat Concerto

The Hungarian Rhapsody No. 2 de Listz es una de las piezas que más se ha utilizado en dibujos animados. Fue interpretada por Bugs Bunny en “Rhapsody Rabbit”, dirigido por Friz Freleng en 1946. Pero yo la recuerdo siempre en “The Cat Concerto”, ganador de un premio de la Academia ese mismo año.




Rahpsody in blue

Fantasía 2000 no pertenece exactamente a mi niñez y, sin duda, la segunda parte del clásico no salió tan bien. El listón estaba demasiado alto para la actual Walt Disney. Sin embargo, no sé si por mi amor a Nueva York y a Gershwin, esta parte me pareció muy buena. Eso sí, en mi mente "Rahpsody in blue," como banda sonora de Nueva York, siempre será de Woddy Allen, en Manhattan.




Three Little Bops

Aunque "Three Little Bops" no estaba en mi catálogo original, fue el que disparó esta retahíla de remembranzas, así que viene bien de bonus track. Es de 1957, fue dirigido por Friz Freleng y cuenta con las voces de Stan Freberg y música del compositor y trompetista Shorty Rogers.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

uhhhhh, yo también crecí con estos dibujos animados y tantos otros. El de Tom & Jerry es de mis favoritos. Siempre tan oportuna trayéndome sonrisas. Salud!
D.

Carlos dijo...

Buenísimos! Solo falta la version del "Ring" de Wagner con Bugs Bunny.
Revísame el mío, que finalmente escribí algo. Beso
Carlos

SUSANA FUNES dijo...

Querido D, qué bien que haya acertado en tu favorito, y mejor aún que pueda llevarte sonrisas y música en el momento correcto ;-)

SUSANA FUNES dijo...

Carlos, estuve buscando raaaato la versión que dices de Bugs Bunny. Me costó, pero finalmente lo conseguí. Revisa: What's Opera, Doc, y también Rabbit of Seville.
Visité tu blog, ¡wow! yo con una entradita light de calentamiento -o enfriamiento- post verano y tú con semejante maravilla. Valió la pena la espera.
Salud!

alexandre madureira dijo...

Welcome to work :)
...pues a mi me parece de lo más fresco este post, gracias por esos pedacitos de memória. Friz Freleng es mi preferido, tengo la colección entera de la Pantera rosa...vaya freak que salí...hehehe.
Intente encontrar tu e-mail para escrivirte pero no aparece aqui, cuando quieras quedar para una visita a mis pinturas y dibujos dime algo. alexandre.xandusupa@gmail.com

me despido tatareando en mi cabeza la canción de la pantera rosa.

Buen septiembre!

El Público dijo...

Yo recuerdo haber visto tantas comiquitas con grandes bandas sonoras, pero justo hoy me he dado cuenta que no conozco el nombre de casi ninguna :(.
Con esta, ya es al rededor de la décima vez que lo miro tu post y recuerdo todo lo que forjaron estos dibujos y esta música, lo mismo que a ti: la curiosidad que aquí se transformó en melolanía -el sustantivo siempre me ha parecido agreste para algo tan armónico-, y en otros lugares en tantas otras cosas.
Ese lobo desde el infierno, tocando una buena melodía infernal; y ese gato estirado sentándose en su sillín de pianista; y un ratón durmiendo dentro de un piano, son parte de lo que soy ahora.
La sonrisa no se me borra.
Magical Mistery Tour.

SUSANA FUNES dijo...

Alenxandre, qué bueno que pasaste por aquí, que te gustó el post y que te dejé tarareando y paladeando buenos recuerdos. Ya te escribo para que cuadremos visita a tu taller. Saludos.

SUSANA FUNES dijo...

A El Público querido sólo puedo decirle: los olvidos de nombres no importan, el impacto queda… y ese lobo templado en el infierno –templado como el acero, no como el clima- es genial. Sí, hace falta darse una vuelta por el infierno, arder un poco en sus llamas, para poder enrolarse en el Magical Mistery Tour. Y como que nosotros ya tenemos rato enrolados, no?